El aborto en Guatemala

Aunque parezca un tema de nunca acabar –en Guatemala–, es importante conocer las dos caras de la moneda y su contexto

Conforme pasan los años el aborto se ha convertido en un tema de que hablar, y no solo por los famosos movimientos “pro-vida” o “pro-aborto”, si no también por la falta de interés del Congreso de la República en aprobar una ley que defina de una vez por todas si Guatemala se sumará a los países que apoyan o que definitivamente seguirán penalizando el aborto.

Si bien es cierto aún no se cuenta con una ley, el capítulo III y artículo 134 del Código Penal indica textualmente lo siguiente: “La mujer que causare su aborto o consintiere que otra persona se lo cause, será sancionada con prisión de uno a tres años. Si lo hiciere impulsada por motivos que, ligados íntimamente a su estado, le produzcan indudable alteración psíquica, la sanción será de seis meses a dos años de prisión”.

¿Qué opinan los expertos?

El manual de Ginecología y Obstetricia Williams difine el aborto como la interrupción o la finalización de un embarazo, este puede estar asociado a causas cromosómicas, enfermedades infecciosas, debilitantes, cardiovasculares, endocrinopatías, anomalías ovulares; componente intrauterinos, trauma o de manera idiopática.

Según el ginecólogo y obstetra Molina, quien pidió no hacer mención de su nombre, desde el momento en que ocurre la fusión del gameto masculino con el femenino se inicia la vida de un nuevo ser. “Hay que tomar en cuenta que las mujeres, en su mayoría, demoran entre 4 a 6 semanas en confirmar que están embarazadas; y es a partir de la 6ª semana que el corazón del feto empieza a latir”, aseguró Molina.

A favor del aborto o los “pro-aborto”

Este grupo está conformado, principalmente, por miembros de la comunidad LGTBIQ y colectivos feministas. Para Claudia Melina, fundadora del colectivo feminista Kemb’al No’j, el aborto es un tema que se debe de conocer y sus procesos para no arriesgar la vida de las niñas, adolescentes, jóvenes y mujeres.

Al igual que Melina, la diputada Morán, se ha presentado a favor de brindar las condiciones necesarias para que las niñas que han sido abusadas sexualmente, sean tratadas.

A favor de la vida o los “pro-vida”

Salen a relucir los sectores conservadores y en los peores casos, el famoso patriarcado que el sector machista busca imponer pero será más adelante en donde conoceremos está parte de quienes siendo hombres buscan impedir esta práctica.

La iglesia y diversas agrupaciones han buscado la forma de evitar a toda costa la legalización del aborto y sus razones además de la fe y Dios, es por la integridad de las personas.

“No, no existe ningún tipo de excepción para practicar el aborto; aunque el bebé sea producto de una violación, creemos que este tiene la misma dignidad de un ser humano ya que el niño no tiene la culpa de como fue concevido; es una vida y la vida tiene dignidad la cual debe de ser respetadas”, recalcó Monseñor Raúl Martinez, Arzobispo de la Catedral Metropolitana.

Según Martínez, la iglesia no condena los abortos espontáneos pero sí condena el hecho de que sea la misma mujer quien se proboque el mismo de manera clandestína.

Los representantes de la ORG de la Familia Importa (AFI) decidieron no brindar declaraciones acerca de su enfoque “pro-vida”.

Conclusiones de los “avances” en el legislativo

El primer ‘avance’ para los ‘Pro-aborto’ en el Congreso surge en el 2017 cuando la diputada Morán de Convergencia presentó la iniciativa de Ley de Atención a las Niñas, para la atención y reparación digna y tranformadora para las mismas, menores de 14 años que hayan sufrido violencia sexual; la misma estaba conformada por 21 artículos.

“No es una ley de aborto”, señaló Morán al indicar de que dicha iniciativa no fue especialmente para aprobar el aborto ya que este era parte de. Sin embargo la misma obtuvo dictamen desfavorable por parte de la comisión de la mujer y la de salud hasta el momento no ha querido discutirla.

Para Morán la iniciativa 5272 es una reacción en contra de su agenda por parte de conservadores y miembros de la iglesia.

“Beneficia a las niñas, adolescentes y mujeres, debido que en la mayoría de la institucionalidad del Estado son hombres los que deciden sobre los cuerpos de las mujeres, no las mujeres en sí”, indicó Melina del colectivo feminista.

Mientras tanto, para los ‘Pro-vida’, se presento este año la iniciativa 5272 “Ley de protección a la vida y la familia”, esta encabezada por: Fernando Linares Beltranera y Aníbal Rojas Espino. Dicha iniciativa prohíbe la educación sexual, prohíbe la promoción de la diversidad sexual y de género, prohíbe el matrimonio para las parejas del mismo sexo y establece penas de cárcel para mujeres que aborten, intencional o accidentalmente.

Para el Arzobispo dicha iniciativa tiene buena esencia pero cuenta con diversas falencias.

En fin, será impornte conocer los avances o estancamientos que se les siga dando a las iniciativas que promuben penalización o decisión para la mujer embarada.

 

Anuncios