El fuego que nos unió, proyecto que une a mujeres afectadas por la tragedia del Volcán de Fuego

El volcán de Fuego está ubicado entre los departamentos de Escuintla, Sacatepéquez y Chimaltenango. Es fácilmente identificarlo, pues este, casi siempre muestra actividad volcánica.

El año pasado, una terrible tragedia enluta al pueblo guatemalteco, pues sin imaginar que este, despertaría la furia en contra de la comunidad de San Miguel Los Lotes, ubicada en la Aldea El Rodeo del departamento de Escuintla.

La erupción afectó a casi 2 millones de personas, causó la muerte de más de 300 y dejó varios heridos. Los lugares más afectados fueron las aldeas, caseríos y colonias aledañas al Volcán muchas de ellas pertenecientes al municipio de Escuintla, Alotenango y San Pedro Yepocapa, que fueron soterradas por los violentos flujos piroclásticos.

Adicionalmente, dos mil personas fueron evacuadas a albergues temporales.​ La erupción fue catalogada como la más grande del volcán de Fuego desde la ocurrida en 1974, según información de la Coordinadora para la Reducción de Desastres (CONRED).

Se crearon Albergues de Transición Unifamiliares (ATUs) en los cuales los damnificados fueron provistos de hogares temporales para su resguardo y convivencia mientras se cubría  la emergencia. De estos, fueron instalados dos ATUs, uno en el departamento de Sacatepéquez y otro en Escuintla.

Varias instituciones nacionales y cuerpos internacionales se dieron a la tarea de colaborar y reunir lo necesario para ayudar en cierta manera a los afectados por dicha tragedia, una de ellas fue Caritas de Guatemala y por medio de Caritas Escuintla llevó ayuda humanitaria a las personas que se encontraban en los ATUs.

Al ATUs de Escuintla, ubicado en La Industria, como se le conoce, llegó Gabriela de Quiñonez como voluntaria enviada por medio de Cáritas Guatemala, para apoyar en la emergencia en los momentos de necesidad, a este albergue es donde la Familia de Yomira Acajabón, una joven de 23 años y a quien la vida le permitió seguir contando su historia, como ella lo refiere, es a donde es ubicada y en donde ambas coinciden sin imaginar que una idea sencilla permitiría a Yomira y otras mujeres del albergue reiniciar su vida poco a poco.

Nace un proyecto

Gabriela conoció a Yomira y fue la persona que la motivó a trabajar en el proyecto denominado “El fuego que nos unió”, proyecto que se dedica a integrar y capacitar a mujeres con el fin de obtener recursos a través del trabajo manual de pompones decorativos los cuales producen en los ATUs de Escuintla y Sacatepéquez.

Pompones realizados por las mujeres del Proyecto «El fuego que nos unió» (Foto PLURAL: Cortesía El Fuego que nos unió)

Yomira, es la segunda hija de tres hermanos, actualmente labora como maestra de educación primaria, también es estudiante universitaria de Profesorado en enseñanza media en la Universidad de San Carlos de Guatemala, centro regional de Escuintla.

Siempre tuvo el deseo de ayudar a otras personas, sin saber que en el fondo iba a terminar siendo una de las que necesitaría ayuda, declara, mientras suspira al recordar lo que pasó ese domingo 3 de junio de 2018.

El proyecto consiste en la elaboración de pompones, los cuales pueden funcionar como un accesorio decorativo, estos son elaborados con materiales como lana, hilo y fieltro, los materiales son nacionales y cuenta que han tenido pedidos del extranjero y debido a ello los materiales deben ser de alta calidad para poder ser exportados.

Al inicio nos era difícil pensar que esto podría apoyar a la comunidad y a personas que prácticamente lo perdieron todo, comenta, habían veces que ni yo, ni ninguna quería trabajar, luego me di cuenta que era por nuestros medios que otros se iban a ser beneficiados.

Hay una familia que su único sustento era una pequeña venta de dulce a las afueras de la escuelita de Los Lotes, al momento de la tragedia ellos se quedaron sin nada, hoy sé que esto puede ayudarlos y ellos también han sido ejemplo, son de los que más han producido, me llena de entusiasmo pensar que con esto muchas personas se pueden beneficiar, además del ingreso que pueden tener debido a su trabajo, manifiesta Acajabón.

Aparte de Gabriela y Yomira hay otras mujeres que han sido pieza clave para que el proyecto continúe y siga avanzando, en el Albergue de Alotenango se encuentran Lourdes y Amanda Cojolón al frente del proyecto, también están Margarita Miche y Leticia Paxel. Y por el Albergue de Escuintla está Ángela Castellanos quien ha sido de valiosa ayuda.

El fuego que nos unió trasciende

Gracias al proyecto, Yomira y Gabriela participaron en el IV Foro de Pymes en Cesena, Italia. El Instituto Italo Latino Americano (IILA) fue quien extendió la invitación para que ellas tuvieran participación en dicho foro y convivir con otros pequeños y medianos empresarios de todas partes del mundo y compartir experiencias de otros microempresarios.

Lo que hemos avanzado en este tiempo desde la erupción del Volcán de Fuego es apenas el inicio. Hay mucho camino por recorrer, muchas alianzas que explorar, mucho por mejorar, y unas ganas inmensas de poder cumplir nuestra misión de ayudar a todas las mujeres en áreas afectadas por el volcán, a tener una fuente de trabajo digno y un ingreso económico significativo, enfatizó Acajabón.

No es la única vez que “El fuego que nos unió” ha trascendido fronteras, pues hace algunos meses una pareja que iba a contraer matrimonio, al enterarse del proyecto, solicitó pompones para darlos como recuerdos a sus invitados.

Los productos ya se distribuyen por el país

Hasta hoy, si ha sido una tarea ardua por realizar, El fuego que nos unió sigue avanzando, pues hay tiendas de artículos decorativos que se han unidos a distribuir los pompones entre sus productos, tiendas en la capital y en La Antigua Guatemala distribuyen los productos del proyecto.

Si usted desea conocer del proyecto y colaborar con estas mujeres afectadas por la tragedia del volcán, puede buscarlos a través de sus páginas de facebook e Instagram como El Fuego que nos unió.

Anuncios

Estudiante de Periodismo de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Gastrónomo, guatemalteco, virgo, buen patojo, serio mas no enojado.