Las plazas que migraron con sus ciudadanos

Si usted es de las personas que de vez encunado utiliza el día domingo para salir y hacer un tipo de pausa en la vida agitada de la semana puede que sea de las personas que ha sido testigo de un fenómeno observado cada domingo en plazas que nunca se hubiera imaginado ser concurridas por personas de la provincia.

Personas con necesidades en común y con el propósito de obtener un empleo y apoyar a la economía de sus hogares desde la ciudad capital en la mayoría de los casos han migrado desde sus lugares de origen y establecerse en otros puntos del país.

Se conoce como migración interna al desplazamiento de personas de un lugar a otro dentro de una misma región. Y es que en Guatemala se calcula que año con año cientos de miles de guatemaltecos cambian de residencia dentro de las fronteras del país, la gran mayoría de ellos en busca de mejores oportunidades económicas.

Las cifras y origen de la migración

“A las tasas experimentadas en 2011, los departamentos de Guatemala, Sacatepéquez y Escuintla vieron incrementada su población en un millón de personas en un lapso de dos décadas”. Según explicó Hugo Maul analista en temas económicos.

Un fenómeno comparable a la cantidad de personas nacidas en Guatemala que emigraron hacia EE. UU., entre 1990 y 2010. “Las anteriores cifras dan cuenta de un fenómeno tan común que muchas veces pasa desapercibido, pero que por la velocidad con la que ocurre, puede provocar importantes retos en términos de la necesidad de generar empleos en los lugares de destino”. Agregó el analista.

En  general,  las  personas  han  dejado  familiares  en  sus  países  de  origen,  y  la  adaptación   a las costumbres,   comida,   inclusive  al  clima,  ha  requerido  de  un  proceso   de   adaptación   un tanto difícil para ellos. Primero, han tenido que superar la ausencia de los familiares y la  discriminación de parte de la población guatemalteca. A pesar de que algunos han entablado   comunicación frecuente vía teléfono con sus familiares, otros han perdido el lazo familiar y  no saben nada de sus seres queridos. Según lo establece un informe para Guatemala planteando denominado “Flujos migratorios laborales intrarregionales: Situación actual, retos y oportunidades en Centroamérica”.

Este estudio profundiza en las características sociales y laborales de las migraciones       laborales que se originan en Guatemala, sus impactos en las sociedades de origen y los retos  y desafíos para la articulación de políticas públicas de gestión y administración migratoria en el país.

Las nuevas plazas

Con el tiempo la ciudad ha ido creciendo increíblemente y con este crecimiento se ha dado también las necesidades de salir de la provincia y migrar hacia la ciudad y hacer de ella un nuevo centro de convergencia que les permita reunirse y distraerse, principalmente en el día de descanso que en su mayoría es el día domingo.

Para psicóloga Valestka Vásquez, miembro de la Asociación de Trabajadoras del Hogar a Domicilio y Maquila (Atrahdom), menciona que, “dentro de la esfera psicológica del ser humano debe existir este tipo de actividades, es interesante como en los últimos años esta práctica se ha dado con más frecuencia, y es propio del ser humano, la convivencia y exploración con otros miembros de la misma sociedad”.

“Ir a la sexta donde podamos reunirnos con otras chicas es bonito, porque disfrutamos del descanso y aprovechamos a hacer compras para nuestro arreglo personal” Menciona María Petrona Santay, trabajadora doméstica en un sector de zona 14 de la ciudad de Guatemala, a quien se pudo ver haciendo compras en la Plaza de la Constitución el día domingo.

Jóvenes haciendo compras en el Paseo La Sexta, zona 1. (Foto PLURAL: Hemeroteca Prensa Libre)

“Desde la época de la colonia abarrotar las plazas o hacer mercado el día domingo era típico de la sociedad guatemalteca, y todavía es costumbre, en este sector de la sociedad las personas de la provincia quienes están acostumbrados a tener una interacción en sus plazas de sus lugares de origen”. Menciona el cronista de la ciudad, Miguel Álvarez.

Es evidente que en algunos casos la tecnología no haya absorbido a estas personas todavía, pero estar en la ciudad y en ocasiones solos, porque tuvieron que migrar desde otras partes del país y tener que enviar una trasferencia económica para el sostenimiento de sus familias.

“Nuevas interacciones se tenían que dar y es una conjugación de culturas, porque en la ciudad usted puede ver a personas de todas partes del país, la ciudad capital es un abanico de nuestra misma cultura”. Agregó el cronista

La Plaza de la Constitución, el Paseo de la sexta, algunos centros comerciales en especial y otras plazas más, han sido lugares que estas personas de la provincia utilizan para pasar su domingo y días libres acompañados de otros compañeros de trabajo o amigos.

Anuncios

Estudiante de Periodismo de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Gastrónomo, guatemalteco, virgo, buen patojo, serio mas no enojado.