¿Reducción o pausa en el flujo migratorio?

Tras un acuerdo firmado en medio de secretismo e irregularidades por parte del ejecutivo guatemalteco y sumándole a esto, las amenazas de una de las figuras más controversiales Donald Trump, aún persiste una de las interrogantes más importantes; ¿Realmente, este acuerdo podrá reducir el flujo migratorio hacia el país estadounidense?

Detener la migración

Desde principios de junio, Estados unidos ha estado negociando distintos acuerdos para detener las migraciones con el gobierno de México, Guatemala, El Salvador y Honduras.

El primero en su lista fue el gobierno mexicano, que estaba previsto para convertirse en un Tercer país seguro. Pero tras la negativa de este, se firmó un acuerdo que implicaba desplegar seis mil efectivos de su Guardia Nacional en la frontera con Guatemala y también comprometerse a extender el programa Protocolos de Protección a Migrantes.

México lidera el Programa de Desarrollo Integral que ofrece atacar las causas estructurales de la migración y al que ya se adhirieron El Salvador y Honduras. Recientemente también implementó el Modelo de cuidados alternativos para niñas, niños y adolescentes migrantes, solicitantes de asilo y refugiados.

En la lista continuó Guatemala, que acepto ser Tercer país seguro y firmó un convenio para implementar visas temporales a los agricultores guatemaltecos que deseen trabajar de manera legal en EE. UU.

El Salvador no se quedó atrás, y también acepto el convenio de visas temporales; además de firmar un acuerdo con EE. UU, que busca luchar contra el narcotráfico, las pandillas y la migración.

Los presidentes de México, Guatemala, Honduras y El Salvador, firmaron un acuerdo para buscar formas de reducir las migraciones. (Foto Plural: Prensa Libre)

Pero a pesar de todas las medidas que ha tomado EE.UU. el flujo migratorio no parece reducirse, o al menos eso es lo que afirma Danilo Rivera, Coordinador del Programa de Gestión e Incidencia (INCEDES), “No podemos hablar de una reducción de flujo de migrantes al contrario irá aumentando. Lo que sí podría ser una realidad, es la reducción de solicitudes de migrantes quienes no querrán venir a un país en el que las condiciones de vida son similares al propio”.

El abogado experto en migración, Pedro Pablo Solares, opina que el flujo migratorio guatemalteco no se reducirá como consecuencia directa del acuerdo del tercer país seguro, pero posiblemente si, por las medidas restrictivas que está tomando el presidente Trump.

Victoria electoral o crisis migratoria

Si bien, no se prevee una reducción migratoria; ¿Qué motiva al presidente Trump para presionar tanto al gobierno de Guatemala y México a fin de que den asilo a los migrantes que ha rechazado?

Edie Cux, coordinador del Centro de Asistencia Legal Anticorrupción (ALAC), afirma que el propósito del mandatario, es meramente electoral pues él ha prometido una política migratoria fuerte. Aunque también existe interés por parte del presidente Jimmy Morales y sus ministros; “La motivación de las autoridades guatemaltecas es más un tema de impunidad, porque necesitan una salvaguarda, y claramente el gobierno estadounidense se las puede brindar”, agrega Cux.

Además, indico que no existe un interés en beneficiar a los migrantes y mucho menos a los pueblos del triángulo del norte.

Donald Trump saluda a miles de simpatizantes en Cincinnati, Ohio. (Foto Plural: Prensa Libre)

Estrategia de desincentivación

Según los datos de La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) indica que, en los últimos cinco años, 467 mil 193 migrantes de El Salvador y Honduras pidieron asilo en Estados Unidos y solo el año pasado los migrantes salvadoreños y hondureños generaron 161 mil 417 peticiones de asilo. Esto supone una enorme carga para el país, sabiendo que en 2018 el Instituto Guatemalteco de Migración (IGM) atendió apenas 262 peticiones de refugio a migrantes.

En el acuerdo firmado entre Guatemala y Estados Unidos, toda la responsabilidad sobre el cuidado y protección de los migrantes para pedir asilo, recaerá en Guatemala, un país que no ha logrado solventar su propia crisis, ni contener a sus miles de migrantes que huyen de la pobreza, la violencia, precariedad laboral entre otros indicadores que inciden en una mala calidad de vida.

Sin embargo, esa no es la perspectiva del gobierno de Trump, quien el día de la firma destacó que el acuerdo con Guatemala serviría para sacar del negocio a los «coyotes» que se dedican al tráfico ilegal de inmigrantes, al mismo tiempo que ofrecería un mecanismo seguro para los legítimos solicitantes de asilo.

Solares tiene una opinión distinta.

“La estrategia de estados unidos desde tiempo atrás, ha sido la desmotivación o desincentivación de los centroamericanos a emigrar a su país, lo han hecho de diferentes formas, una de ellas es con el trato inhumano que se les brinda”.

También afirma, que las autoridades estadounidenses son conscientes de la falta de capacidad de Guatemala para proveer los servicios mínimos básicos necesarios que garanticen el bienestar de los solicitantes de refugio en el país; y solamente están apostando a la proximidad que tiene Guatemala con El Salvador y Honduras, para esperar que al momento de ser retornados al territorio guatemalteco, mejor opten por regresar a sus lugares de origen.

Edi Cux, indica que efectivamente la estrategia del gobierno estadounidense es que la gente desista de emigrar. Pero aún con estas limitantes las personas lo seguirán haciendo, existan leyes, barreras, muros, las personas encontrarán la manera de traspasar esas fronteras. “Es una política totalmente ilógica, por eso mismo es que tampoco ha tenido éxito a nivel legal, y mucho menos a nivel político”, concluye.

Anuncios

Disfruta del tiempo a solas leyendo un buen libro o escuchando buena música. Amante de la danza, el metal – género musical -, el chocolate y las papas fritas. Periodista en proceso, y ¿por qué no?; locutora también. Considera que es importante aprender de todo en la vida, porque nunca sabes qué oportunidades se presentarán en el camino.